viernes, 16 de noviembre de 2012

Comentario a la novela novela “LA VIRGEN DEL SAMIRIA”

Por: Danilo Sánchez Lihón


1. La masacre impune

La novela La virgen del Samiria, de Róger Rumrrill es un viaje mítico por los momentos cumbres vividos por la Amazonía peruana, como es la explotación del caucho, a principios del siglo XX, y la explotación petrolera de la segunda mitad del mismo siglo en nuestro país.
Su concepción es un vuelo astral, o de ayahuasca, para contemplar tan a fondo la realidad y encontrar los pliegues ocultos y profundos del alma humana.
Como de los hitos históricos en la trayectoria de esta región transida y vilipendiada, hacia la cual el país tiene una mirada aún perdida, y una deuda pendiente de reivindicación qué cumplir.
Es la historia ecuménica de la Amazonía, que abarca períodos de tiempo que incluyen la extracción del caucho y la explotación petrolífera, argumento suficiente para tratar el destino desventurado y consuetudinario de este espacio mítico, con el signo de la depredación, del abuso y del desprecio.
Y de la masacre impune de poblaciones indígenas, hecho que se perpetúa cíclica y permanentemente.

2. Cumple el rol
de una metáfora

En donde se pone de manifiesto, como en una radiografía, las falsedades y traiciones de un gobierno nacional que se colude con el capital extranjero, bajo el pretexto del progreso y de la modernidad.
Estado al que se lo siente distante y poco menos que la nada andante. Sin reconocer que en este territorio habitan comunidades nativas con un rico legado de sabiduría ancestral, con una organización que es una sabia decantación de una sabiduría milenaria que comprende su medio ambiente, su geografía, los ciclos evolutivos de la tierra y la capacidad para entender el cosmos y los designios más hondos y sutiles de la vida.
Porque en esta novela todo tiene el carácter de símbolo, donde al final cada presencia y cada personaje es una alegoría, que no posee únicamente representación ocasional, individual, o particular, sino que encarna un emblema de la Amazonía saqueada, empobrecida y mancillada.
Así, el destino de la Virgen del Samiria es el destino de la Amazonía. La mujer atrapada e inocente, que es convertida en visitadora de las estradas y campamentos de siringa o petróleo, cumple el rol de una metáfora, lo que no amengua el drama real ni su condición degradante.

3. Antiguo
y nuevo

Y en general, cada grumo de materia o elemento que contiene esta obra tiene una naturaleza metafórica.
Puede leerse como la gran clave, como el códice amazónico, como la llave maestra para desentrañar su destino pasado, presente y futuro.
El campo de acción de esta novela, su centro, su espacio y la trascendencia que adquiere, es un mundo único, intransferible, irrepetible en el universo; realidad que no lo vamos a encontrar en ningún otro país, ni continente, ni en ningún otro planeta de nuestro sistema solar.
Tampoco en otra estrella del espacio sideral, ni mucho menos en ninguna otra galaxia del universo.
Y ese mundo pleno de maravilla, desmesurado y multidimensional, es nuestro; siendo un privilegio enorme que forme parte de nuestra identidad.
Es una novela entonces sobre un mundo único, antiguo y nuevo. Y primordial.
Mundo cerril, ingenuo y virginal. Prístino, pero a la vez trágico donde dejamos que campee el extractivismo impune e infame que todo lo pervierte, corrompe y aniquila.

4. Y la sabiduría
ancestral

Esta es tierra que antes de toda invasión era territorio sagrado. Y después de la invasión es territorio envilecido. Donde La Virgen del Samiria, bautizada así por sus padres por su apariencia angelical e inocente, luego es una visitadora escarnecida.
Y así con ella la tierra pasa del rol de madre, protectora y dadora de vida, al papel de prostituta, de meretriz y estancia degenerada en que se ha convertido la selva amazónica.
Que los extranjeros la violan. Y después los peones coterráneos, degradados y embrutecidos.
¿Quién causa todos estos males? El extractivismo violador, el usurpismo exterminador, el rapiñismo saqueador de riquezas. Y ese es el tema de fondo y central de esta obra entretejida y fundamental, porque une al plano histórico, social y económico, el plano subjetivo, onírico y mágico.
El violarla, el matar su gente, el contaminar sus ríos, el expoliar sus plantas y animales es el mural de fondo de esta tragedia y epopeya, confrontada con la cosmovisión de las culturas nativas.
Y la sabiduría ancestral que los pueblos han forjado a lo largo de los siglos, y la honda espiritualidad que ha sabido atesorar esta región mísera y alucinada.

5. Víctimas
y cómplices

La Virgen del Samiria se llama así porque es la historia de una joven que cuando era niña tenía un rostro de virgen y siempre representaba a la Virgen María en los nacimientos de la Navidad.
Pero a los 19 años de edad la encontramos como visitadora a quien arman un tambo en los campamentos de trabajadores en los puestos de extracción del caucho.
Y cada noche tiene que soportar en su sexo humeante la copula de cerca de un centenar de hombres delirantes por poseerla, ávidos y babeantes, siendo su apelativo La Virgen del Samiria por esa reminiscencia de su infancia en Cauchillo, una aldea perdida en las orillas del río Samiria.
En la prostitución de la Virgen del Samiria el autor ha querido graficarnos el abuso, la vergüenza, la prepotencia y el engaño, porque siempre son estas muchachas engañadas, donde hay que ver la adulteración en el orden:
La Virgen del Samiria ha nacido en la entraña de esa región y es ahora la visitadora, o visitante, o foránea en su propia tierra de origen.
Y es que en la ecuación de la dominación somos los expulsados, los excluidos en nuestra propia tierra, víctimas y cómplices a la vez del extractivismo incestuoso.

6. En el lado
oscuro

Mientras, los dueños de las empresas y del destino de la gente lugareña son extranjeros. Quienes se turnan para usar a la virgen cada día de la semana. Al principio, porque después es enviada a un tambo donde cada noche soporta sobre su cuerpo el trajín y el espasmo de decenas o centenas de hombres.
Pero, mientras trabaja para los jefes el día lunes pasa la noche con Ted, el gerente general. Los siguientes días con el chileno Lautaro, el argentino Gino, el belga Phillippe y el español vasco Alonso.
Pero alrededor suyo hay otras visitadoras, todas ellas indígenas, incluso muy niñas, reclutadas para satisfacer los apetitos y aberraciones sexuales de los jefes.
La soledad y la humillación de María Torres Rengifo, la Virgen del Samiria es la soledad del hombre y la mujer concretos en una realidad como es la Amazonía.
Es la impotencia ante un mundo atroz, enrevesado y perverso, con la correspondencia de nuestra propia perversión.
En donde, en el lado oscuro está el poblador amazónico sufrido y sacrificado, como son los peones y la carne de cañón de toda esta historia deplorable y luctuosa.

7. El trato
es de madre

La catástrofe es esta violación, que es en donde la novela adquiere un carácter cataclísmico, apocalíptico, de hierofanía y tragedia cósmica, que se vincula a cómo se opera en la explotación del petróleo.
Se lo grafica en el pasaje en el cual las personas enfermas conversan con la Virgen del Samiria y comparan cómo detectan la existencia del petróleo en el subsuelo, perforando la corteza terrestre y haciendo reventar bombas en las entrañas de la tierra.
Igual a cómo, le dicen, a ti te perforamos los hombres y hacemos estallar bombas en tu útero malherido, haciendo un símil entre la actividad extractiva con el coito.
Siendo entonces dos los problemas centrales que se presentan en esta obra, ambos el trato es de madre fenómenos apocalípticos: por un lado el incesto de la madre tierra, representado en la Virgen del Samiria.
Y, por otro, el vender nuestra alma al diablo, que corresponde a lo que hacemos todos los otros con nuestra pasividad, representado en la figura del administrador Alejandro Reátegui, obsecuente y sumiso.

8. El trato
es de madre

Son dos aspectos catastróficos: uno está en la naturaleza y en la dimensión de su devastación.
Y el otro en el orden moral, en la agresión y corrupción a la mujer y a la comunidad indígena.
Es el incesto con la madre tierra, por un lado, y la dependencia y dominación en el trabajo que nos degenera y sumerge en la corrupción generalizada.
Pero al final esto rebaza el plano local, regional o nacional, porque se trata de nuestro destino, el del hombre como especie.
Es el enfrentamiento del mundo contemporáneo entre el mercado neoliberal y las sociedades primigenias depositarias del bien, la verdad y la belleza.
Es la confrontación de países en razón de hegemonías y predominios industriales. Y de preponderancia bélica. Y, de otro lado, los valores humanos auténticos representados por las comunidades indígenas.
Es el trato a la naturaleza como botín. Y el otro en que el trato es de madre, de hermana y ser sagrado.

9. Proliferan
las mariposas

Se trata así de una obra totalizadora apoyada en una utopía social basada en la cosmovisión y al pensamiento indígena.
Es literatura en relación al origen, al centro y al final de todo. Que pone en vivo la tesis de Antonio León Pinelo de que el Paraíso Terrenal estuvo y está en la Amazonía. Y más precisamente en el trapecio del Pacaya Samiria donde se ubica la trama de este libro.
Es la cosmovisión de los Kukana Kukamiria, la comunidad nativa que habita hace miles de años en esa región deslumbrante y mísera.
Es novela basada en un plano real, que sigue el curso que le traza la historia social, el mapa sociológico, pero a la vez la hebra y trama mágica.
Es esta una novela apocalíptica, como cuando el gerente extranjero ordena exterminar a los lagartos de los ríos, enojado porque hundieron una balsa conteniendo algunas bolas de shiringa.
Entonces ordena, ¡matar a los lagartos!, pese a que su administrador le advierte que se contaminarán las aguas, con el resultado de que el río Samiria se infesta y se pudre, proliferan las mariposas mientras todo se vuelve un pudridero cósmico:

10. Bajo
el ardiente sol

…decenas y centenares de cocodrilos, con la panza mirando al sol, bajaban arrastrados por la corriente del río como oscuros troncos. Algunas bestias tenían hasta 8 metros de largo. A veces, el largo cuerpo del reptil se hundía repentinamente cuando miles de rojas pirañas rompían el duro cuero por la herida hecha por la bala y empezaban a devorar la carne debajo de la piel.
La matanza continuó a lo largo de una semana. Sólo al siguiente día de iniciada la masacre, los saurios muertos y atascados en los islotes o en los grandes troncos caídos en el río, hinchados bajo el ardiente sol, empezaron a descomponerse, despidiendo un olor pestilente que viajaba por el río, trepaba en los árboles y subía a los cielos. Sobre los cuerpos inflados y podridos de los cocodrilos, los gallinazos y buitres picoteaban febrilmente, dándose panzadas de carne podrida.
Pero no sólo los gallinazos gozaban con el festín nauseabundo, otros carroñeros del bosque habían llegado puntualmente a la cita: gavilanes y halcones; otros reptiles y millones de moscas de diferentes tamaños y colores, sobre todo shinguitos, esa mosca de un azul intenso y de alas transparentes que se reproduce sobre la podredumbre multiplicándose por millones…

11. O,
quién sabe

Nadie podía tomar el agua del Samiria, porque realmente no era agua sino una espesa sopa hedionda. El agua para beber, entonces, era recogida en cántaros y bidones de los lagos y quebradas que se habían librado de la matanza de los reptiles.
Al cuarto día los peces del Samiria empezaron a morir, asfixiados por el oxígeno envenenado que respiraban. Los pacos y gamitanas morían varados en las playas, ésta última quizá la especie hidrobiológica de carne más exquisita entre todos los peces del trópico, porque su alimento es el camu-camu, uno de los frutos silvestres de mayor contenido de ácido ascórbico en el mundo. Los delfines rosados y grises enloquecían. Saltaban interminablemente hasta caer agotados y muertos. En las orillas cenagosas y en las playas blancas doradas y calcinadas por el sol, aparecieron las criaturas acuáticas más extrañas, quizás jamás vistas por ojo humano. ¿Eran peces, reptiles o mamíferos? Eran seres de formas extrañas, algunos aparentemente ciegos porque no tenían ojos como las otras especies o, quien sabe, eran especies estancadas en la supuesta cadena evolutiva descrita por Charles Darwin y cuyos cuerpos eran a la vez ojos para transformar la luz en energía proteínica en las profundidades de los ríos y lagos.

12. Por fin
llovió

En el quinto día de iniciada la cruel matanza de los saurios, el Samiria se pobló de gusanos. Gusanos de formas inimaginables y de colores más bellos que el arco iris surgieron por todas partes. Como masas luminosas se movían en la superficie del agua y sobre los bosques. A simple vista era imposible diferenciar los gusanos de las hojas que, luego de algunas horas, les crecían alas y volaban infestando los cielos.
Al principio los pájaros se hartaron comiendo los gusanos voladores. Los cogían en los aires, haciendo acrobacias volátiles. Pero los pájaros sucumbieron envenados por los gusanos.
Al atardecer el quinto día, el campamento central de Hamburgo se quedó sin alimentos: los gusanos habían invadido la cocina y se metían en las pailas de sopa hirviente y se mezclaban con el arroz seco graneadito, nadaban en las jarras de refresco de cocona y maracuyá; hasta se comían las lechugas de la ensalada.
Cumplido el sexto día por fin llovió.

13. Un tótem
y un chullachaqui

La Virgen del Samiria es la novela de quien más conoce la Amazonía, de quien ha nacido en ella, de quien la vive, la padece y la sufre cada día.
De allí que cada grumo, cada pólipo y cada musaraña no solo lo dice con su nombre propio, sino con su temblor y su ilusión, con su pálpito y su latido propio.
Leerla es una oportunidad de instruirnos en relación a la Amazonía. Es un libro de texto sobre este mundo primordial del cual esta obra es un manual, una guía y un registro valioso.
Es testamento ológrafo, para lo cual ha nacido Rumrrill. Es él una presencia providencial en este espacio, donde él es un mane, un tótem y un chullachaqui.
Por ejemplo es una enciclopedia de la comida amazónica. Y así como de la comida, de las especies animales y vegetales.
Y así como de las plantas de la geografía, de los ríos, los caños, aguajales, muyunas, montes y cordilleras. Pero también de los hitos históricos como de los apellidos originarios.

14. La descripción
minuciosa

Conocimiento que le da el haber sido un niño aventurero, un ser libre, huérfano sin padre ni madre, siendo su padre un árbol renaco y su madre un árbol lupuna.
O si se trata de ríos su padre es el Huallaga y su madre una laguna o cocha de Soritor que es el lugar donde nació.
Por eso, La Virgen del Samiria se me figura que es una Enciclopedia Ilustrada de la Amazonía.
E ilustrada no porque tenga fotos, iconografía o imágenes, sino por la descripción minuciosa que se hace de cada tema o asunto, en donde se describe una especie animal con lujo de detales, como la composición química de una planta.
Se explica la receta de un plato de comida y hasta se refiere la historia en relación a cómo se originó ese potaje.
Por ejemplo, acerca de los juane, el plato típico de la región y que se sirve en la noche de la Fiesta de San Juan, el 24 de junio de cada año.

15. Voz
de la tierra

Rumrrill conjunciona varias ciencias: la historia, la etnología, la política, la antropología.
Y convergen en su obra varias artes en ese mural a la vez épico y trágico, maravilloso y mísero, donde la naturaleza es personaje, lo fantástico es personaje, lo onírico es personaje. Y lo humano es personaje deshecho.
Es como si a partir de Rumrrill se creara la Amazonía en la literatura, o como si se develara y esclareciera más en el arte. Y logra esta proeza porque es un hombre consustanciado con su pueblo, que lo conoce en sus más íntimos repliegues y detalles.
Esta es también una novela sensual. Y lo sensual en Rumrrill no es anécdota sino el factor totalizador; es el signo y la clave de la naturaleza en esa región pródiga y voraz, donde es promiscuo el desenvolvimiento de la naturaleza vegetal y animal, así como el destino de los hombres.
El mundo de abajo y el de arriba unidos en el presente es una expresión sensual y siendo así la novela lo es para develar el destino, para sintetizar la historia, para hacerla evidente y de ese modo hacer aflorar la entraña y la voz de la tierra.

16. Genuino
y coherente

Donde lo sensual y erótico se da hasta en lo ingenuo, en el detalle minucioso, como por ejemplo la libreta roja en que La Virgen del Samiria llevaba la contabilidad de los coitos de cada noche.
Y que coincide con la contabilidad que lleva la empresa que descuenta por planilla por este servicio a cada trabajador, llevando una cuenta minuciosa de cada uno de esos contactos, sensualidad donde se une lo pasional con lo burocrático y administrativo.
Y es que lo sensual es lo más frecuente en la selva exuberante, exótica, ínfima e infinita, donde hasta la muerte tiene la seducción que no la tiene en ninguna otra parte del mundo.
Pero a la vez que sensual también es esta novela un canto a la sobrevivencia, es una lucha ardua y feroz por la vida sobre el turbión de la muerte.
Donde todo resulta utilizado, todo deviene en corrompido por la idea de progreso y de prosperidad ilusoria y aparente, cuando no es un proyecto nacional genuino y coherente.

17. Lo circunstancial
y evanescente

Estamos de este modo ante una obra que contiene mucha riqueza para la interpretación, porque ha sido escrita en razón de un referente de extraordinaria hondura y densidad, además de su consuetudinaria desgracia, como es la Amazonía.
Porque está concebida en razón de una historia que forma parte de nuestra clave genética, la de todos los peruanos, que si se analiza bien la composición de nuestra sangre saldría allí la Amazonía como saldría esta novela, tal y como ha sido escrita, reflejando el diagnóstico de lo que nos duele y nos aqueja.
Está escrita en todos los géneros: el poético, el narrativo, el ensayístico, el reflexivo, el periodístico.
Es esta una novela total porque son totales los caminos de la selva, cuando a estos se los recorre con autenticidad. Porque ¿qué puede ser más íntegro que un solo corpúsculo de luz de la Amazonía? Un solo grumo de polvo allí lo contiene todo.
Pero esta novela está escrita con todos los grumos de polvo significativos; con los hitos históricos como con la vida cotidiana palpitante; con lo central, núcleo y corazón de la historia, como con lo circunstancial y evanescente. Donde no se ha olvidado nada de lo que nos afecta como seres humanos, de lo que nos incumbe saber y conocer.

18. Saberes
y dones

Donde el traspaso entre realidad y fantasía es muy tenue, es el de una leve cortina de humo o de vapor de agua, apenas una niebla muy delgada y fina.
Así por ejemplo, nos habla de “la lluvia que moja los sueños”. Y esta es una frase que se repite varias veces en distintos pasajes de la obra, alcanzando el nivel de un símbolo.
La lluvia que moja los sueños es una trasposición del mundo real al mundo de la fantasía y lo abstracto.
Todo este azote apocalíptico asestado a los pueblos que alberga la Amazonía, dueños de una sabiduría ancestral y milenaria está contenido en este libro.
Saberes y dones en manos de comunidades hacia las cuales la sociedad occidental expolia, depreda y desprecia.
A tal punto de solo considerarlos como blanco gratuito a los disparos de sus armas de fuego, solo por el gusto de hacer que la bala caiga en el lugar al cual se apunta, carne de cañón entre los árboles y el río.

19. Tierra
habitada

Seres a los cuales se los considera primitivos y se les da un trato despiadado, peor que a bestias, con cuyos cuerpos abaleados los ríos se infestan.
Siendo como son, sin embargo, pueblos que han acumulado una sabiduría que traspasa el conocimiento de las cosas a las visiones de una realidad sojuzgada como ella se encuentra.
Sistemas de pensamiento en donde todo se vuelve síntesis, a los cuales se accede en las purgas de ayahuasca, sabiduría que convierte la experiencia en ciencia, tan depurada como puede ser la medicina de lis incas que para curar atraviesa la estructura y el orden del alma.
Tierra habitada por dioses silentes, contemplativos, dioses sin contingencia, quienes manejan el devenir de los tiempos.
Quedamos extasiados ante el mundo que heredamos. Estamos orgullosos de nuestros padres ancestrales. Con hombres sabios, héroes sociales, ante empresas extractivas viles, con el poder del dinero, de las armas, de las influencias políticas, de jueces y de gente que se vende.

20. Confrontación
inatajable

Es esta una obra construida en base a una historia vivida, proyectando un destino transido.
Pero también de mitos de creación y de leyendas que explican el fundamento y la razón de cada hecho; de imaginario de esa región lúcida y misteriosa, trasparente y oscurecida, simple e intrincada, popular de cosmovisión del mundo.
Esta es una novela de exactitud aterradora, apocalíptica y cósmica, donde la naturaleza puede mostrarnos su entraña herida.
Es esta una novela de tesis, de resistencia cultural, en la cual se avizora una guerra más, una confrontación inatajable que resolverá Rumrrill en las próximas entregas de esta saga novelística.
Por ahora es un misterio cómo será su desenvolvimiento hasta culminar con la novela totalizadora, que su autor ya ha anunciado que se titulará La noche de la hormiga, que él ya ha anunciado, aunque sin contarnos detalles respecto a su argumento.

21. Los hombres
y sus destinos

Sin embargo, La Virgen del Samiria nos orienta a la protesta, nos impele a la indignación y nos incita a sublevarnos, para intentar cambiar el mundo.
¿Cómo no hacerlo ante las matanzas de hombres y mujeres nativos, animales y bosques, cierre y clausura de medios de prensa independientes, agresión a la legalidad vigente y de todo lo ajeno a sus intereses, en manos de empresarios mercenarios, de autoridades obsecuentes, de un estado aletargado y corrupto por el poder de la droga?
Novela de denuncia, subversiva y bandera tremolante, no de la guerra interna que enfrentó o todavía enfrenta a grupos armados en el interior de nuestro país, situación aquella que se ha depositado en nuestro inconsciente colectivo, sino de la guerra no declarada, de lo subrepticio y contaminante, la guerra del oro negro o petróleo, o del oro blanco o pasta básica de cocaína. Y de la compra indiscriminada de productos importados, que es el oro gris de la sociedad de consumo, invasión tan perversa como los demás oros.
Es una novela que acusa y muestra evidencias, conmovedora porque nos expresa la codicia y voracidad de dos empresas extranjeras, una inglesa y otra alemana, que explotan, corrompen, denigran y utilizan a su arbitrio a los hombres y sus destinos.

22. Nacerán
siempre

Conmueve en esta obra la asignación de un poder decisivo al factor cultural para rescatar a la Virgen del Samiria y a la Amazonía timada.
Salvarla y salvar a las poblaciones nativas y a las culturas primigenias es la consigna. Esta misión se simboliza en el grupo cultural y literario Bubinzana, y a la actuación desde el periodismo, desde la literatura y desde el espíritu.
Y he allí el poder asignado a la palabra que en este mismo momento la estamos ejerciendo. He allí la esperanza asignada a actos como este, de escribir y leer, en el rescate y salvación de la Amazonía. Porque todo esto se lo hace desde la literatura que ilumina el mundo.
Nos llena de orgullo el rol del escritor y de la literatura para asumir, iluminar y redimir el mundo. Para seguir creyendo en la insurrección como garantía de los pueblos, asociando a lo real la utopía.
Porque nacerán siempre poetas y visionarios, testigos y profetas que alienten y den fe al corazón del hombre. Y en sus entrañas las razones profundas y absolutas que nos inspira la tierra para defenderla.

23. Honda
razón moral

Es esta literatura para limpiar cuanto el poder del dinero y de la entraña oscura del hombre, corrompe.
La solución viene por las visiones que da el ayahuasca, que es la hierba sagrada que nos remite a recordar las visiones primigenias en este territorio mítico, histórico y social, sangrante y fatal.
Confiamos tanto en él como en nosotros mismos. Gracias al ayahuasca, que es la soga madre, avizorando que el porvenir ha de ser de promisión.
¿Qué se advierte? Que se está por fundar un tiempo nuevo, tiempo en el cual para la Amazonía Rumrrill será su inaugurador, su vocero y principal artífice.
Debemos puntualizar que el tema de las visitadoras en la Amazonía ha sido tocado por otras plumas de otros novelistas, algunos célebres.
Solo que en el caso de Rumrrill no es para hacer farsas ni sumar una obra o un título a su bibliografía, ni para divertir ni mucho menos vender, como tampoco para llenarse de orgullo o soberbia por una obra escrita más.
Sino que su fin es otro, tratar de salvar, de corregir males y de redimir a una región del mundo que él ama y a la cual se consagra a liberarla de sus cadenas. Su trabajo más que una connotación literaria o artística tiene una honda razón moral.

24. Región
translúcida

La parte última de la novela es ver surgir las fuerzas redentoras, puestas en el periodismo, la medicina natural y la filosofía, siendo la piedra de toque organizar a las comunidades nativas.
Esa es la clave, la piedra angular y la gran esperanza. En el fondo es este un vuelo de ayahuasca. Es tierra, agua, aire y fuego. Son los cuatro elementos. Es una obra fundacional. Es cosmovisión.
Ahora bien, en realidad la novela no termina donde esta novela acaba sino que allí recién comienza donde este tomo tiene su final, en donde a las claras recién se inicia la historia, porque trata del mundo vilipendiado que no puede quedar así. A partir de ahora el cuadro recién se arma con la participación esta vez de hombres honestos y lúcidos que conocen la vida y la historia de esa región translúcida.
Ellos son un antiguo maestro escritor y filósofo, que encarna el alter ego de Róger Rumrrill. Y los dos hermanos de La Virgen del Samiria, uno de ellos muy joven y periodista en ciernes, y el otro un médico, visionario y curandero, quienes viajan al Samiria al rescate de la espiritualidad amazónica.

25. Piedras
angulares

Y van a enfrentar a la empresa explotadora del caucho, y a organizar a las comunidades nativas.
La historia de lo que vendrá después es en realidad la utopía aún no vivida y mucho menos entonces escrita, tiempo nuevo que Rumrrill por la magia del espíritu recién inaugura acerca de lo que sucederá en la Amazonía.
Recién con Sonjo, Sófocles y Epinimondas se inicia la misión de enfrentar a la empresa extractora y de organizar a la comunidad campesina.
Se han dejado puestas y fundadas así las piezas o piedras angulares y claves de cómo la novela ha de proseguir, apoyadas en el providencialismo del grupo Bubinzana.
Sin embargo, una pregunta que siempre surgirá es:
¿Cómo se escribió esta novela agobiante, abrumadora y autodestructiva? ¿Cómo Rumrrill pudo soportar escribirla?

26 Es
a la vez

Una manera de reivindicar a la Amazonía es reconociendo ya a Roger Rumrrill como lo que verdaderamente ya es: un narrador de primer orden en las letras hispanoamericanas, de primerísimo lugar en la narrativa nacional y mundial.
Promovámoslo y lancémoslo a la vitrina internacional y mundial, como justo merecedor de los premios Cervantes, o Carlos Fuentes o Reina Sofía; para después pretender otros lauros universales, por ser la obra suya de carácter cosmogónico.
Por ser también una novela histórica e íntima, que es lo que vale. Y lo histórico en Rumrrill es la Amazonía transida. Y lo íntimo en Rumrrill es todos nosotros como individuos y como comunidad
Porque esta es novela del periodismo literario, que es otro sustento de su vitalidad y carácter actual, porque todo lo que cuenta tiene actualidad. Y es una novela mágica de valor permanente y universal.
Es a la vez una epopeya, un canto nacional, una obra cumbre de la literatura continental, consagrándose él como el cantor de un pueblo, su adalid, su chamán, su vocero y su profeta.

Epílogo

Concluyo que La Virgen del Samiria de Roger Rumrrill es una de las grandes novelas latinoamericanas, una de las de mayor calidad a nivel mundial, una de las grandes novelas del mundo actual.
Novela río, lluvia, mar, océano. Tiene la grandeza del Amazonas, del bosque tropical más grande del planeta, de una cultura soterrada como es la Amazonía y la del Perú en general, que es mítica.
Es novela de origen, inaugural, donde se crea el mundo.

Es la novela del cuerpo físico y del cuerpo astral. Es novela que funda la vida y exorciza la muerte.
Novela para defender el milagro de la vida, de la inocencia primigenia, del candor original, de la naturaleza como prodigio y capaz de ingresar a la muerte para iluminarla.
Tiene el mismo fulgor de la luciérnaga, aunque mínimo en relación a la noche en el cosmos, pero que basta para saber que en esa hondura cabe una luz que ilumina el universo.


Texto que puede ser reproducido
citando autor y fuente

Teléfonos: 420-3343 y 420-3860

dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com

Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es


AULA CAPULÍ
17 DE NOVIEMBRE

EL PERÚ
ES TAMBIÉN
LA AMAZONÍA

FOLIOS
DE LA
UTOPÍA

REIVINDICAR
A RUMRRILL
ES DEFENDER
LA AMAZONÍA



No hay comentarios: